La ruta de los castillos de Alemania

castillo de Langenburg

 

Quién no se ha imaginado castillos cuando piensa en Alemania. Un viaje lo transportará a la era medieval. Un paseo por lugares históricos y encantadores paisajes, salpicados con castillos y palacios de cuentos de hadas.

El esplendor de otras épocas se retrata hasta hoy en ciudades y lugares de esta ruta. Variado e impresionante como la historia es el paisaje. En el valle del Rin te podrá sumergir en el romanticismo, historias y leyendas.

Satzvey Castillo de Satzvey

En la zona de Eifel se encuentra el castillo de Satzveyrodeado por una fosa de agua, el palacio es conocido desde el siglo XII época en la que los benedictos poseían valiosas bienes y propiedades.

Siguiendo el valle del río, se encuentra el palacio de Marksburg, es el único castillo intacto entre los situados a lo largo del Rin, por su ubicación y su difícil acceso. El valle es uno de los paisajes culturales más grandiosos y antiguos. Tanto es así que la UNESCO lo proclamó Patrimonio de la Humanidad en 2002.

Stahleck

Stahleck Stahleck, se erigió en el siglo XII por encargo del arzobispo de Colonia para proteger la zona de Vietäler en los alrededores de Bacharach.

Hoy el impresionante castillo es un hostal, es un impresionante lugar que no te puedes perder.

Eltzburg

Castillo de Eltzburg Con incontables torres entramadas y techos cónicos sobresale el castillo de Eltzburg en el valle de Eltzbachtal, en Renannia Palatinado. Es una de las fortalezas más bonitas y mejor conservadas de Alemania.

Fue edificado en un lugar estratégico, desde el cual se comunicaba el valle de la Mosela con el Eifel y la fértil región de Maifeld.

Cochem

Castillo de Cochem

El castillo gótico de Cochem domina este poblado, a orillas del Mosela. Por su estructura, el palacio pertenece a la categoría de “castillos elevados” que suelen estar protegidos por una fortificación circular en la defensa. Además de historia, el valle de Mosela ofrece espectaculares paisajes, pueblos, pintorescos y vino.

Heidelberg

Castillo de Heidelberg

El gran castillo en ruinas de Heidelberg es el principal atractivo turístico de la ciudad. Se trata de uno de los mejores ejemplos de fortaleza gótico-renacentista. En este bello palacio se podrá disfrutar del romanticismo a través de los idílicos paisajes y de su arquitectura.

Langenburg

Castillo de Langenburg

El palacio de Langenburg descansa sobre una saliente roca. Desde el siglo XIII esta edificación ha pertenecido a la familia de los Hohenlohe. Parte de este castillo alberga el museo del automóvil de Alemania, además ofrece un paseo por el jardín barroco y el patio renacentista.

Rabenstein

Castillo de Rabenstein

Sobre la cumbre de un peñasco en el valle de Ail sobresale el majestuoso y pintoresco castillo de Rabenstein. Las ruinas más antiguas, en la parte frontal, datan del último cuarto de siglo XII, que pertenecieron a la dinastía de Waischenfeld. La belleza del paisaje y las vistas de los frondosos bosques de la Suiza de Franconia merecen una visita.

*Con información de Deutsche Welle

Share

Be first to comment