El Museo Municipal de La Haya rememora la sofisticación de la moda de los 50

image

La sofisticación, los tejidos y los innovadores atuendos de los años 50 se pueden contemplar en el Museo Municipal de La Haya en una muestra que rememora una década de cambios, cuya elegancia vuelve a marcar estilo.

"Los fabulosos cincuenta, fabulosa moda" ensalza el espíritu de unos años en los que la moda estuvo al servicio del optimismo necesario en una época de postguerra y que quedó reflejado en los diseños de los grandes maestros como el español Cristóbal Balenciaga o los franceses Christian Dior y Jacques Fath, entre otros.

Los diseñadores supieron traducir ese sentimiento en atractivos estampados, en modelos cargados de glamour representados a la perfección por los vuelos de las faldas de Dior, en trajes de trabajo de corte formal y en vestidos de fiesta, en los que introdujeron un nuevo textil sintético, el nailon, que en los modelos más innovadores incluso se combinaba con plásticos.

"Hemos dividido las salas en los temas referidos a las diferentes situaciones a las que los trajes se adaptaban: ropa de trabajo, de momentos formales, ropa de playa, ropa de noche, ya que la gente tenía una relación con la ropa muy diferente de la nuestra ahora y adaptaba su indumentaria a las diferentes situaciones del día", explicó hoy a Efe la comisaria de la muestra, Madelief Hohè.

La exposición, que cuenta con un total de 110 piezas entre bañadores, sombreros, trajes y complementos, recibe al visitante con una selección de vestidos de fiesta con faldas largas de volantes, cinturas estrechas y el nailon como textil rey de la década.

"Estos modelos hacían sentirse contento a cualquiera que se los pusiera, y esa es la cara que los años 50 quieren dar: alegría y sofisticación, aires nuevos reflejados en el textil como el nailon", declaró la experta en moda del Museo Municipal ("Gemeentemuseum").

Para la comisaria, uno de los aspectos más atractivos de la moda de los cincuenta es que su modernidad no deja de cobrar actualidad, como demuestra la tendencia marcada el pasado verano por la casa Prada, que volvió a poner de moda el estilo de esa década.

Hohè explicó también que la modernidad del patronaje y los cortes se aprecia en los atuendos de exitosas series televisivas como "Mad Men", en la que aparecen modelos de trajes de chaqueta con falda recta y otras prendas que siguen de actualidad.

Para la comisaria se trata de una moda "tradicional" y que también "refleja el resplandor de la cultura del automóvil" que en aquellos años cobraba fuerza.

En la muestra se puede ver un elegante y moderno vestido de cóctel de Balenciaga, más corto por delante que por detrás, lo que ilustra que el español "estaba en la vanguardia" de la época y que se le veía "como el gran maestro y como uno de los más innovadores", según la comisaria.

"Junto a la evolución en el atuendo de la mujer, la ropa masculina se hizo más sencilla, también con textiles artificiales, ropa que se podía poner durante todo el año", analizó Hohè.

Los 50 son además años de contrastes en los que la juventud, que miraba hacia Estados Unidos, se reveló contra la generación de sus padres y adoptó indumentarias más cómodas.

Es la época en la que aparecieron prendas como los pantalones vaqueros o jeans, las zapatillas bailarinas y los modelos estéticos eran iconos cinematográficos como Brigite Bardot para ellas y Elvis Presley para ellos.

Otra de las actrices de Hollywood que ilustra la época es Audrey Hepburn, de quien se pueden ver dos trajes de chaqueta que llegaron a la colección del museo a través de una de las amigas de la actriz (hija de una aristócrata holandesa) y a quien regalaba algunos de sus vestidos.

Para Hohè, la muestra, que se podrá ver hasta el próximo 13 de febrero, "es una fiesta del reconocimiento" para quienes han vivido la época y "una fuente de inspiración" para quienes les interese la mod

Be first to comment