"Guerrilla trek", ruta senderista turística tras los pasos de la guerrilla maoísta de Nepal

image

Hasta hace pocos años, los caminos por los que discurrirá el proyecto de senderismo de Nepal "Guerrilla trek", o Camino de la guerrilla, eran transitados por rebeldes maoístas en su lucha contra el Ejército y la Policía nepalíes.

Ahora, lo que esperan los promotores de la idea es que las pistolas queden sustituidas por turistas deseosos de caminar a los pies de las montañas de la más alta cordillera del mundo, el Himalaya, mientras imaginan esas escaramuzas todavía recientes.

"El romanticismo es evidente en el nombre de la ruta, Guerrilla trek (‘Camino de la guerrilla’), para propósitos de mercadotecnia", dijo, en la presentación de la ruta, el antiguo líder guerrillero y ex primer ministro Pushpa Kamal Dahal, alias "Prachanda".

Los maoístas libraron una década de guerra contra las fuerzas del Estado hasta la firma de un acuerdo de paz en el año 2006; en las siguientes elecciones se convirtieron en la fuerza más votada y, tras abolir la monarquía nepalí, establecieron una república.

"Hay una tradición que usa los símbolos de la revolución en beneficio del progreso, como ocurrió con la revolución industrial o con Nelson Mandela", agregó Prachanda, al presentar esta semana la nueva ruta.

En la guerra murieron unas 16.000 personas, muchas de ellas en los distritos de Rukum y Rolpa, en las montañas del oeste de Nepal, y ahora los organizadores del "Guerrilla trek" buscan que los paisajes únicos de la zona reviertan ese recuerdo infausto.

De los 700.000 turistas que llegaron al país el año pasado, en torno al 40% realizaron senderismo a los pies del Himalaya, aunque la más popular continúa siendo las bien desarrolladas rutas que discurren junto al Everest (este) y el Annapurna (centro).

Ante esos datos estadísticos publicados por el Gobierno, el líder maoísta Ganesh Pun, que luchó en las montañas del oeste, destaca que sus antiguos refugios tienen mucho que ofrecer, tanto por los restos bélicos como por la propia identidad cultural de la zona.

"Hay campamentos y campos de batalla, está la comunidad kham magar, de cultura independiente, están las montañas del Himalaya… Y además tenemos la única reserva de caza del país, donde pastan la oveja azul y otros animales", afirmó Pun.

El mapa de senderismo ha sido desarrollado por el estadounidense Alonzo Lyons, un autor que ha escrito el libro "The Guerrilla Trek", en el que describe las rutas posibles e incluye informaciones prácticas sobre el senderismo en Nepal.

En total, Lyons ha desarrollado tres "rutas guerrilleras", con estancias que van desde los trece hasta los veintisiete días, en función de la disponibilidad de los turistas.

"La primera vez que la gente viene a Nepal, quiere ver las altas montañas. Pero cuando vuelven, lo hacen atraídos por la cultura, y esas zonas de alturas medias son el corazón de Nepal, con su hospitalidad legendaria", aseguró a Efe Lyons.

Las rutas, de acuerdo con el escritor, atraviesan poblados construidos por los guerrilleros, así como el primer puesto policial que atacaron y sus principales centros de entrenamiento.

También hay posibilidades en el sector del turismo ecológico o de aventura y el exguerrillero Pun destacó además la posibilidad de contemplar el proceso de recolección de la "yarsagumba", un carísimo hongo más conocido como "viagra del Himalaya".

Los senderistas tendrán, sin embargo, que superar dificultades, como las derivadas de los pobres accesos del lugar y la falta de alojamientos apropiados que sí existen en otras zonas, dijo a Efe el secretario de la asociación de senderismo TAAN, Madan Lamsal.

"Las opciones son las acampadas o estancias en casas de aldeanos", afirmó Lyons.

Cuando el autor de la guía guerrillera de senderismo fue a la zona, se encontró con que los mapas eran viejos y poco precisos.

"Me reuní con la gente, la Policía y la guerrilla -aseguró-. Ya no se tenían inquina mutua. No querían hablar sobre política".

Pero, añadió, los lugareños le informaron de los cambios que trajo la guerra.

"Dicen que la gente puede acudir a la Policía si tienen problemas -concluyó el escritor-. También es evidente que la corrupción y el feudalismo tradicional eran las razones tras la guerra". EFE

Be first to comment