Recomendaciones sanitarias para un viaje más seguro

firstaidInsectos, agua, alimentos y cambios medioambientales, algunos de los principales factores a tener en cuenta. Llevar un botiquín de viaje y revisar las vacunas y convenios sanitarios entre países,  dos de los consejos recomendables. La aplicación de Doctoralia permite localizar especialistas médicos y centros sanitarios cerca de la ubicación en la que se encuentre el viajero.

El verano es la época del año en la que más viajan los españoles. Para asegurar el buen desarrollo del viaje, se deben tener en cuenta determinados consejos relacionados con la salud. Las precauciones deben empezar antes de viajar y adaptarse al tipo de viaje, el destino y el perfil de las personas que vayan a realizarlo.

  1. Revisar las vacunas necesarias: Se aconseja ir a un Centro de Vacunación Internacional entre 4 y 8 semanas antes del viaje para comprobar las vacunas necesarias para viajar al país de destino, así como que se tienen en regla todas las que son obligatorias.
  2. Llevar un botiquín adecuado al tipo de viaje: El contenido del botiquín variará en función del país de destino, el tipo de viaje y las personas que integren el grupo. Se tienen que tener en cuenta las necesidades específicas como insulina o gafas de repuesto, así como medicamentos especiales para niños.
    • Botiquín básico: En el caso de viajar a una zona con hospitales y farmacias de fácil acceso los productos que debe contener el botiquín son tan sencillos como una buena crema solar, repelente de insectos, termómetro, analgésicos.
    • Botiquín completo: Si el viaje es a zonas remotas, de difícil acceso a centros sanitarios y medicamentos, es mejor consultar con un médico los productos concretos que se pueden necesitar, algunos de los que serían: antibióticos, guantes desechables, anti diarreicos y laxantes o pastillas potabilizadoras.
  3. Contratar un seguro de viaje: Es muy recomendable contratar un seguro de salud para el viaje y llevar una copia del mismo en el equipaje de mano junto a la tarjeta sanitaria y la cartilla de vacunación, muchos de los países extranjeros sólo disponen de asistencia médica en centros privados.
  4. Comprobar los convenios sanitarios con el país de destino: Hay determinados países con los que España tiene convenios sanitarios, lo que aporta facilidades en la gestión de los posibles servicios sanitarios que se puedan necesitar durante el viaje.
  5. Registro de Viajeros: En función del país que se visite, es recomendable inscribirse en el Registro de Viajeros del Ministerio de Asuntos Exteriores para estar localizables en caso de emergencias graves.
  6. Prever los riesgos sanitarios en los medios de transporte: En los trayectos en avión o barco se pueden producir molestias como los mareos, el síndrome de descompresión o el “síndrome de la clase turista”. Por ello se aconseja hidratarse bien durante los viajes largos, dejar un mínimo de 12 horas después de haber hecho una inmersión de buceo o levantarse con frecuencia y llevar ropa holgada para viajar.
  7. Conocer los cambios medioambientales en el país de destino: Son habituales las molestias producidas por algunos factores como la altura, la temperatura, la humedad o la radiación ultravioleta en los países de destino. Para evitarlas se aconseja no realizar viajes directos a zonas de gran altitud, beber mucha agua o evitar una elevada exposición al sol en las horas centrales del día, así como aplicarse una protección solar adecuada.
  8. Tener cuidado con la procedencia del agua y los alimentos: Para evitar contraer enfermedades infecciosas, además de parásitos intestinales, hay que evitar el consumo de agua corriente y comida potencialmente contaminados: comer sólo alimentos cocinados y que todavía estén calientes, hervir el agua o desinfectarla en caso de que su origen sea dudoso y no cepillarse los dientes con agua insegura.
  9. Protegerse de los insectos: Algunos insectos transmiten dolencias como la malaria o el dengue y, para evitar sus picaduras, se aconseja el uso de repelentes y mosquiteras, el uso de aire acondicionado o ventilador y cubrir la mayor parte del cuerpo con ropa ligera y de colores claros.
  10. Tener el contacto de médicos y centros hospitalarios del país de destino para casos de emergencia: Hay diversas aplicaciones que ayudan al viajero a poder resolver dudas y problemas que vayan surgiendo por el camino. En el caso de la aplicación de Doctoralia, también permite localizar especialistas médicos y centros sanitarios cerca de una determinada ubicación.

Comments are closed.