REPÚLICA CHECA CON SABOR A MERCADILLO DE ADVIENTO

republicacheca1Descubre el auténtico significado del Adviento en la República Checa: luces, olor a canela proveniente del vino caliente, calles nevadas, casetas de madera,  todo tipo de artesanía, árboles de Navidad y mucha gente.

Aunque en España lo más importante de la Navidad empieza a partir del día 24 de diciembre, en países de Centroeuropa como la República Checa el auténtico sabor de las fiestas se degusta a partir de la última semana de Noviembre y hasta la Nochebuena, durante las 4 semanas que suele durar el Adviento.

Si quieres vivir una experiencia de ensueñrepublicacheca2o, plagada de simbología navideña, escápate unos días y descubre algunos de los mercadillos más bonitos de Europa. El más espectacular de la República Checa es, probablemente, el de la Plaza de la Ciudad Vieja de Praga que, al igual que el de la Plaza de Wenceslao, abrirá sus casetas a partir del día 28 de noviembre, coincidiendo con la iluminación de su impresionante Árbol de Navidad.Unos días antes lo habrán hecho los mercadillos de la Plaza de la  República (25/11), el de la Plaza de la Paz (20/11) y el de la Plaza de Tyl  (23/11). Mientras estos se despedirán hasta el año que viene justo el 24  de diciembre, día que concluye el período de Adviento con el nacimiento  de Jesús, los otros dos lo harán una semana después, el día 3 de enero. republicacheca3Visites el que visites sentirás que la magia de la Navidad existe y entra en tu interior a través de todos los sentidos: a través de la vista con el precioso colorido de la rica iluminación que decora las casetas y los árboles de navidad; del olfato con el embriagador aroma a canela que desprende el vino caliente y el olor de la carne asándose a la brasa; del oído con el sonido de la campana que toca Papá Noël mientras se pasea por el mercadillo; del gusto tras comer una rica crêpe de chocolate y del tacto tocando la nieve que, con mucha probabilidad, teñirá de blanco las calles de Praga.

Sal de Praga: Olomuc y Český KrumlovSi tienes tiempo y quieres ampliar tu experiencia conociendo otras ciudades checas y sus respectivos mercadillos de Navidad, da un salto a la preciosa ciudad de Český Krumlov, que te trasladará en un periquete a la Edad Media, o escápate a Olomuc, la segunda ciudad del país, después de Praga, con más riqueza monumental, especialmente gracias a su espectacular Columna de la Santísima Trinidad de estilo barroco.

Comments are closed.