PARÍS, UNA EXCELENTE EXCUSA PARA CONOCER LO MEJOR DEL ARTE

Paris arte PrimaveraLa ciudad de la luz reune más de 170 museos y decenas de exposiciones celebran la primavera.

Hay infinitas razones para visitar París: monumentos, ambiente, compras, jardines, planes en familia, gastronomía… pero, sin duda, una de las más importantes es la cultura que la ciudad rebosa por los cuatro costados. Es difícil hacer la cuenta total, pero la capital francesa ofrece al menos 170 museos de todo tipo, la mayoría de ellos dedicados al arte.

Le Palais du Louvre et la pyramide de Pei

Le Palais du Louvre et la pyramide de Pei

Ahí está el  majestuoso Museo del Louvre, seguramente el más importante del mundo y, sin duda, el más visitado, que cuenta con 35.000 obras de arte y recibe más de 6 millones de visitantes cada año.
También el Museo de Orsay que ocupa el espacio que perteneció a una antigua estación de trenes y contiene la mayor exposición de arte del siglo XIX destacando los impresionistas como Manet, Degas, Renoir, Cezanne y Monet. Pero hay muchos más: el Centro Pompidou, el Museo Rodin, el de la Orangerie, el de Arte Moderno, el Picasso, la Pinacoteca de París…

Aunque no es necesario entrar en museos para respirar el arte y la cultura en París. A cada paso surgen obras maestras de la arquitectura, esculturas, fuentes, palacios, monumentos que jalonan la intensa historia de la ciudad. Recorrer París, cualquiera que se el itinerario, es hacer un recorrido cultural en el que el arte y la historia se funden para ofrecer su mejor versión.

Pero como París siempre ha sido y sigue siendo una ciudad abierta, no es raro que en cualquiera de esos recorridos se descubran budas afganos, telas indias, tesoros de Angkor, armaduras de samurais, pinturas de China y Japón, como las que exhibe el Museo Guimet, el mayor museo de arte asiático de Europa, y como también París es una ciudad moderna se puede encontrar arte digital y bibliotecas futuristas en el centro Gaîte Lyrique.

No hay tiempo para el aburrimiento en París. Hay museos dedicados a los vampiros y las criaturas legendarias, a las falsificaciones, al chocolate, al cine, a las muñecas, a la magia, a las catacumbas, a la moda, al vino, a las ferias y atracciones… Incluso hay uno dedicado al alcantarillado. No es precisamente arte, pero vale la pena dedicar unas horas a visitarlos y conocer un París distinto.

10 EXPOSICIONES DE PRIMAVERA

Además de las muestras permanentes en los museos, la “Ciudad Luz” propone decenas de exposiciones temporales. Muchas de ellas tienen lugar en los grandes museos parisinos, e igualmente en los museos especializados. Pero un gran número de salas de exposiciones y galerías se extienden a lo largo y ancho de esta capital de la cultura que invita a visitar grandes exposiciones temporales, temáticas o colectivas y monográficas, así como múltiples actividades artísticas y culturales. Dichas exposiciones ofrecen la posibilidad de encontrar obras raras y excepcionales en un marco prestigioso.

Muchos de estos centros abrigan, además de un museo o una galería, también una biblioteca, una librería, un auditorio o un café. Además existen exposiciones al aire libre, muchas veces de esculturas u objetos insólitos: en los Campos Elíseos, a orillas del Sena o a los pies de la Torre Eiffel, en el Champ de Mars. En cuanto a las galerías de arte, es imprescindible visitar aquéllas que se encuentran en los prestigiosos barrios de Beaubourg o en Saint-Germain-des-Prés.

Los museos y galerías de arte proponen, a lo largo de todo el año, una densa programación de exposiciones y retrospectivas que ponen a la luz a artistas del mundo entero, a través de disciplinas artísticas sumamente variadas desde la fotografía hasta la pintura, pasando por la escultura, el comic, las artes decorativas, las ciencias, el cine, la música… así como temáticas insólitas y originales.

Entre todas estas exposiciones, destacan 10 que son imprescindibles en una visita a París en esta primavera. Citas necesarias en el Grand Palais, en el Centre Pompidou, en el musée d’Orsay, en el musée Picasso, en el musée du quai Branly–Jacques Chirac, en el musée du Louvre, en el musée Jacquemart André, en el palacio de Versalles y también en el musée Marmottan Monet. En estos lugares de excepción se puede contemplar lo mejor de Claude Monet, Camille Pissarro, Pablo Picasso, Cy Twombly, Johannes Vermeer, Auguste Rodin y muchos más artistas. Una buena ocasión de ir a París para descubrir sus tesoros y actualizar nuestra cultura artística.

RODIN E IMPRESIONISTAS

El Grand Palais propone un lugar de honor, del 22 de marzo hasta el 31 de julio del 2017, al escultor Auguste Rodin, con ocasión del centenario de su muerte. Esta exposición presenta el trabajo del artista, así como obras de grandes maestros como Jean-Baptiste Carpeaux, Antoine Bourdelle, Paul Claudel, Constantin Brancusi… que fueron influenciados por este precursor de la escultura moderna.

La celebración del centenario de la muerte de Auguste Rodin, tiene múltiples escenarios. En París hay dos exposiciones principales, la primera en el Grand Palais y la segunda, como no podía ser menos, en el Museo Rodin. Por su parte laMonnaie de París, la institución más antigua de Francia y la empresa más antigua del mundo ha editado una moneda de dos euros con la imagen del artista una de sus obras entre los más famosas, el Pensador. También La Poste francesa edita un sello que representa el igualmente famoso Beso.

“Rodin, l’exposition du centenaire”, desde el 22 marzo hasta el 31 de julio, se ha hecho en colaboración con el Museo Rodin y el Grand Palais y celebran el artista, su trabajo, su mundo, pero también estudian la influencia que ha tenido y sigue ejerciendo desde hace más de un siglo. Se muestran más de 200 obras del propio maestro, y también de artistas que influyeron en gran medida como Bourdelle, Brancusi, Picasso, Matisse, Giacometti, o incluso Baselitz, Gormley… paris4En paralelo, y del 14 de marzo al 22 de octubre, se presenta la muestra Kiefer-Rodin y propone, por primera vez al público general, un diálogo inédito y potente entre el maestro de la escultura y el artista contemporáneo alemán, Ansel Kiefer, permitiendo descubrir el trabajo en movimiento de los dos artistas en lo real y en diversas formas. El programa completo del centenario puede verse en www.RODIN100.ORG

París es sin duda el lugar donde contemplar lo mejor de la pintura impresionista. Pintores de la luz y la modernidad, los impresionistas revolucionaron el arte del siglo XIX. Ellos son ahora los artistas más populares de la historia del arte y su trabajo se integra en las referencias culturales globales. El Museo de Orsay, el Museo Marmottan Monet, Montmartre, Auvers-sur-Oise, Barbizon y otros varios están en el punto de mira. En las próximas semanas pueden visitarse exposiciones especiales que tienen a algunos de los pintores impresionistas como protagonistas. Como “Más allá de las estrellas. El paisaje místico de Monet a Kandinsky” en el Musée d’Orsay; “Camille Pissarro. El primer impresionista” en el Musée Marmottan Monet, “De Zurbarán a Rothko. Colección Alicia Koplowitz” en el Musée Jacquemart-André; “Picasso Primitivo” en el Musée du quai Branly – Jacques Chirac, etc.

Pero además de ver todo lo que París ofrece, pueden realizarse viajes siguiendo las huellas de los impresionistas lo largo del Sena, lo que permite una serie de descubrimientos y experiencias para vivir en el lugar donde los “pintores de la felicidad”, han decidido poner sus caballetes. En estos viajes se descubren los lugares donde vivían, que ahora están abiertos a los visitantes, tales como la Maison Van Gogh, o la casa taller Daubigny en Auvers-sur-Oise, la propiedad Caillebotte en Yerres, el taller de Jean-François Millet en Barbizon… además de paseos a pie y en bicicleta en tours organizados; descubrimientos de reproducciones de pinturas en el lugar donde los propios pintores establecieron sus caballetes…

París Ile-de-France es el lugar donde se puede viajar siguiendo los pasos de los impresionistas y contemplar sus obras en museos excepcionales como el Musée d’Orsay, la mayor colección mundial de obras impresionistas, la Orangerie, en los jardines de las Tullerías, que alberga el gran mural de los Nenúfares, ocho composiciones hechas en 22 paneles de dos salas ovales con luz natural a través del techo de vidrio, o el Mueso Marmottan Monet Museo, donde está el icónico Impression, soleil levant y otras 100 pinturas del padre del impresionismo.

 

Comments are closed.